Alumnos Ibero elaboran edulcorante con olote y residuos de la Central de Abasto | Investigación Ibero

Alumnos Ibero elaboran edulcorante con olote y residuos de la Central de Abasto

Alumnos Ibero elaboran edulcorante con olote y residuos de la Central de Abasto

Un par de estudiantes de la Universidad Iberoamericana realiza una investigación para obtener un edulcorante a partir del procesamiento químico de olote de maíz y de residuos celulósicos de la Central de Abasto del Distrito Federal.
 
A partir de desperdicios de frutas, verduras y semillas, Javier Larragoiti Kuri y Adán Pérez Velasco Arroyave, alumnos de Ingeniería Química e Ingeniería Industrial, respectivamente, están obteniendo xilitol, edulcorante benéfico para la salud dental.
 
El xilitol es primordialmente usado en chicles y pastas dentríficas, pues es una especie de catalizador de la adherencia del calcio al esmalte dental, el cual va regenerando. Además crea una barrera protectora contra los alimentos que se ingieren, los cuales pueden provocar una colonia de bacterias productoras de caries, explicó Javier.
 
Los futuros ingenieros toman residuos orgánicos de la Central de Abasto, que combinan con el olote de maíz, que se procesa dentro de un reactor con una solución de enzimas que rompe la celulosa y hemicelulosa que contienen los residuos, eso genera un licor que se filtra y alimenta con una levadura –un microorganismo-, para fermentarlo y obtener el xilitol.
 
El proceso de los estudiantes de la Ibero es inocuo para la salud, toda vez que la levadura empleada, candida giulliermondii, es un producto autorizado para el consumo humano por parte de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).
 
Ya que el microorganismo utilizado por Javier y Adán no es patógeno, además de que la materia prima que utilizan es un residuo, su procedimiento para la obtención del xilitol destaca por ser verde; contrario al utilizado en la industria, en el cual se obtiene xilitol mediante una síntesis química usando madera de abedul como materia prima. Aunado a esto, en procesos mediante síntesis química el pH de las soluciones ácidas empleadas daña al medioambiente al irse al drenaje, lo que afecta manantiales y cuerpos de agua.
 
Por el momento ambos alumnos de la Universidad Iberoamericana están obteniendo poco más de 20 gramos de xilitol por litro de residuos celulósicos procesados en el reactor, lo que según sus propias palabras es un muy buen resultado.
 
La siguiente fase del proyecto es escalarlo a un reactor piloto de 20 litros, paso previo a su escalamiento industrial. De hecho, Pérez Velasco considera que su trabajo tiene mucho potencial, al considerar que México es uno de los países con más alto consumo de chicles y que el país cuenta con una industria de goma de mascar que podría adquirir uno de sus insumos, el xilitol, a un precio más bajo si se toma en cuenta que se elabora a partir del procesamiento de residuos orgánicos.
 
El proyecto de Larragoiti Kuri y Pérez Velasco Arroyave forma parte de la línea de investigación Producción de biocombustibles y productos químicos a partir de residuos lignocelulósicos bajo la estructura de una biorrefinería, encabezada por la maestra Lorena Pedraza Segura, académica del Departamento de Ingeniería y Ciencias Químicas de la Ibero.
 
PRL/ ah